*

La universidad de la Plata ha abierto su plazo de inscripción de becas

La Universidad de la Plata de Argentina,  las becas de Ayuda Económica, para Estudiantes Inquilinos, para Estudiantes con alguna Discapacidad, para Estudiantes con hijos/as, Comedor Universitario y de Bicicleta Universitaria. La inscripción para todos los beneficios se realiza a través de www.becas.unlp.edu.ar. Hasta marzo de 2017 se encuentra abierta la inscripción para las becas que la Universidad Nacional de La Plata otorga en el marco del Programa Igualdad de Oportunidades para Estudiar.

Por medio del sistema de becas la Universidad, a través de la Prosecretaría de Bienestar Estudiantil, contribuye a mejorar las condiciones de aquellos estudiantes que se encuentran en una situación social y económica vulnerable, promoviendo la igualdad de oportunidades para estudiar. Están destinadas tanto a estudiantes avanzados como a ingresantes 2017, y tienen como objetivo garantizar el acceso, la permanencia y la culminación de la carrera de grado.

LOS BENEFICIOS DE LA UNLP

1. Beca de ayuda económica: Consiste en un apoyo económico que se propone como mecanismo de contención para sectores estudiantiles de bajos recursos.
2. Beca para estudiantes inquilinos: está destinada a colaborar en el sostenimiento de los estudios de grado de estudiantes que no provengan de localidades pertenecientes al Gran La Plata y que posean gastos de alquiler de alojamiento.
3. Beca para estudiantes con alguna discapacidad: esta beca busca facilitar la permanencia en los estudios de grado de estudiantes que poseen algún tipo de discapacidad certificada.
4. Beca para estudiantes con hijos: este apoyo económico está destinado a estudiantes que tienen hijos de entre 45 días y 5 años de edad.
5. Beca de bicicleta universitaria: consiste en el préstamo de este medio de transporte ecológico para utilizar durante el periodo que duren los estudios de grado.
6. Beca de comedor universitario: esta beca permite a los estudiantes en situación de vulnerabilidad acceder al comedor de manera gratuita durante todo el año.

los interesados en obtener más información y saber que documentación deberán presentar podrán escribir a direccion.becas@presi.unlp.edu.ar o ingresar a www.becas.unlp.edu.ar.

Para más información haz clic AQUÍ

Porque la Navidad es compartir

En menos de dos semanas concluiremos otro año más. Hemos vivido un 2016 ajetreado, lleno de sorpresas y que ha pasado volando. Recuerdo el post que escribí el año pasado en estas fechas: “Los valores navideños en la discapacidad”, en el que escribí sobre la importancia de vivir la Navidad como una fiesta donde tener presente los valores humanos y no los excesos. Hablé del valor de compartir y cité algunas acciones solidarias que realizaron las universidades. Porque la Navidad no está envuelta en un precioso papel dorado y con un enorme lazo rojo, la Navidad trata de ser una fiesta donde empatizar con el que tenemos al lado y compartir lo que podamos.

Cada año se nota que las campañas navideñas se centran en esta idea, porque la esencia de la Navidad es esa: comprender  y ayudar a los que nos rodean. Basta una palabra, una sonrisa, un detalle que cambie algo. Hasta el anuncio de la lotería lleva años resaltando este concepto y su lema dice así: “Porque el mayor premio es compartirlo”. Pues bien, al hilo de esta idea, son varias las universidades que están haciendo campañas donde se refleja su mejor retrato, donde destinan acciones para los que necesitan ayuda y muchos los alumnos participan en ello.

La ONG Cooperación Internacional ha creado la campaña “Una sonrisa por Navidad”, donde participan 40 empresas, universidades, colegios, entidades sociales y más de 2.000 jóvenes voluntarios. La campaña pretende arrancar una sonrisa a más de 8.000 niños en situación de vulnerabilidad de toda España regalándoles juguetes. La campaña concluye con la entrega de alimentos a 3.000 personas en situación de riesgo de exclusión social (mayores, personas con discapacidad, personas sin recursos) y el acompañamiento y apoyo a personas sin hogar.

Y hablando de niños, dos estudiantes de ingeniería y de terapia física de la Universidad del norte de Florida, EEUU, han adaptado varios juguetes para que niños con discapacidades severas puedan disfrutar jugando. El proyecto se llama Adaptative Toy proyect, y se trata de un laboratorio donde se crean nuevas ideas de juguetes para niños.

Vemos que con pequeñas ideas como esta de los juguetes adaptados se pueden hacer grandes cosas y con ello, dibujar sonrisas en muchas caras. Otro pequeño detalle que vi en twitter y quiero destacar es la felicitación navideña de la Universidad de la Coruña, que dice así: “…Dixeron que non podería estudar una carreira e aquí estou”. (Dijeron que no podría estudiar una carrera y aquí estoy). Otra muestra más del tesón que caracteriza a muchas personas.

felicitación-navidad-unicoruña

La universidad de Cantabria también se ha unido a celebrar la Navidad, pero esta vez con actos y charlas sobre empleo y discapacidad. El 16 de diciembre celebraron un debate sobre empleo, fiscalidad y discapacidad, con la colaboración de Fundación Tutelar y el CERMI. También destaco el concierto de Navidad que dará la orquesta filarmónica de Granada y el coro de la Universidad de Jaén, una apuesta cultural que recuerda al concierto de año nuevo de Viena y celebra la Navidad de una forma más original.

Estas son las principales apuestas navideñas universitarias que celebran estas fiestas. En unos días le diremos adiós al 2016 y le daremos la bienvenida al 2017, un año que nos regalará momentos únicos y tendremos nuevas metas por cumplir.

 

Miriam RV

 

Una jornada de aprendizaje y diversión

Ayer fue un día de diversión para los becarios del Banco Santander España porque asistieron a un evento que organizó la Fundación Universia con el Banco Santander. Se trató de diferentes actividades que recrearon la situación cotidiana de diferentes discapacidades para que los jóvenes se pusieran en la piel de otros. La gymkana se llamó “En tus zapatos” y trató de desprender a estos jóvenes de sus cómodos zapatos para andar sobre otros. Además, durante toda la jornada intenté que en redes sociales se conociera el evento a través del hashtag #Santandertraineeday16.

Fue una jornada de diversión y de reflexión que fomentó que los universitarios se dieran cuenta de muchos aspectos que envuelven a las personas con discapacidad. Cuando empezamos a trabajar y a conocer el mundo laboral, nos damos cuenta de que cada persona, cada compañero con el que trabajamos es diferente y tiene unas características únicas. A veces nos damos cuenta de las cosas en común y de las diferencias y a veces no, y precisamente esta jornada trató de hacer visible esta realidad, cada persona es única y cada uno tiene una habilidad. Es por esta razón que desde la fundación decidimos participar, es importante que se conozca al máximo las capacidades de las personas con discapacidad.

Llegué a la sala Demo3 de MEEU, en la estación de Chamartín, lugar donde se celebró el evento y progresivamente empezaron a llegar los jóvenes de prácticas que iban a participar en la jornada. Nosotros, como organizadores, estábamos algo nerviosos por la novedad del evento, sabíamos que ellos desconocían por completo las actividades que iban a hacer. Cada taller fue una sorpresa, donde les llamó la atención conocer las sensaciones de no oír, no ver o no poder concentrarse en una tarea por causa de una enfermedad mental, y ser capaz de hacerlo todo. Se dieron cuenta de que la discapacidad es un tema conocido pero a la vez muy desconocido, se tiende a creer que las personas con discapacidad son débiles, cuando no es así y ellos se dieron cuenta.

Empezamos la jornada con el deportista paralímpico de natación Enhamed, que quiso participar con su granito de arena. Nos contó la experiencia que ha vivido a lo largo de su vida y cómo ha llegado a ser un nadador de élite. Nos enseñó a su guía principal, una perrita labradora llamada Adele y nos regaló varias frases para tener en cuenta: “La mayor discapacidad que puede tener una persona es la falta de confianza en sí misma”, “No nos cambia lo que conseguimos, sino el proceso que seguimos”, y también citó la frase de Winston Churchill “El éxito consiste en ir de fracaso en fracaso, sin perder el entusiasmo”. Además, nos enseñó un vídeo en el que podemos ver una cena a oscuras con el piloto de Fórmula 1, Sebastián Vettel, donde hablan y reflexionan sobre los límites de las personas, cuya conclusión es que no existen, solo existe la voluntad y ser imparable. Os dejo aquí el vídeo para que lo podáis ver.

Seguimos la jornada con las actividades diseñadas para ponerse en la piel de distintas situaciones. Se trataba de tres talleres, uno de aprendizaje de lengua de signos, otro de concentración, en el cual una voz a través de un mp3 dificultaba la atención, y otro de blind tennis con la Fundación Emilio Sánchez Vicario, donde se jugó al tenis con los ojos tapados. Los jóvenes se lo pasaron bien, se rieron y tuvieron una actitud positiva. Pero sobre todo, aprendieron cómo son las personas con discapacidad, personas normales como ellos. Alguno se preguntaba el porqué de su equivocada percepción, otros decían que no conocían a nadie con discapacidad, pero en realidad sí conocían, pero no lo sabían porque pensaban que las personas con discapacidad eran diferentes. Os dejo otro vídeo del taller de lengua de signos de ayer, donde los jóvenes aprendieron su signo y su nombre. En la lengua de signos cada uno tenemos uno asignado, y suele responder a una característica. En mi caso, mi signo es señalar mis ojos, porque al ser grandes y de color claro son característicos.

Tras estas actividades de sensibilización, disfrutamos todos de un cóctel donde comimos dulces y salados y nos conocimos un poco más. Además, nos apuntamos al viral reto del mannequin challenge, en donde yo lo grabé de forma estática, desde mi posición de maniquí. Fue una buena anécdota y las 90 personas que estábamos allí nos congelamos completamente por dos minutos y ni uno parpadeó. Después de habernos convertido en figuras de hielo, seguimos con una sesión de selfies para encontrar objetos perdidos. Una búsqueda del tesoro que culminaría con el hallazgo de todos y con un premio, pero dicho trofeo solo se entregaría si también se ganaba la siguiente prueba.

y ¡por fin! para finalizar, los jóvenes fueron sorprendidos con un juego de escape, en el que se convirtieron en miembros del CNI y tuvieron la misión de salvar a la humanidad de un terrible virus mortal. Los jóvenes se dividieron por grupos y sacaron su lado más característico: el estratega, el matemático, el teamleader, el que hace piña, el que ayuda a su grupo y a los demás, el que averigua acertijos… se lo pasaron bien y trabajaron juntos. Fueron 75 minutos de tensión que culminaron con un equipo ganador en el último segundo.

El evento fue muy positivo porque ayudó a que los becarios se conocieran mejor entre ellos, se ayudaran y se sensibilizarán sobre un aspecto importante y tan desconocido como es la discapacidad. Los jóvenes aprendieron nuevas cosas, y sobre todo, disfrutaron mucho.

 

Miriam RV

 

366 días para celebrar

Si queremos hablar de un año importante, podemos hablar del año 1992. Año bisiesto, año de la suerte, en el cual sucedieron muchos acontecimientos, curiosos y asombrosos. Se celebraron la Expo de Sevilla y las Olimpiadas de Barcelona, la ONU lo declaró Año Internacional del Espacio y se conmemoró el quinto centenario del descubrimiento de América. Además de todo esto, el Barça ganó su primera copa de Europa el 20 de mayo, un gran acontecimiento para los culés y un partido de fútbol históricamente recordado.

Para cerrar bien el año más importante de la década de los 90’, la ONU declaró en 1992 que el 3 de diciembre sería el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, y desde aquella fecha todos los años se celebra. Este año se centra en promover los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) necesarios para alcanzar un futuro inclusivo y de igualdad. Este día se conmemora desde las universidades, desde los trabajos, desde los colegios, desde los medios de comunicación, desde las redes sociales… pero en realidad deberíamos usar este día como referencia para celebrarlo todos los días, no solo el 3 de diciembre. De ahí el nombre del titular de este post: 366 días de este 2016 bisiesto para celebrar como se hizo en 1992.

Son varias las universidades que se han unido a la celebración del Día Internacional de las Personas con Discapacidad. La Universidad Antonio de Nebrija de Madrid, España, ha organizado unas jornadas ‘Incluye Nebrija’, en torno al Arte y la Inclusión. Se trata de El taller propuesto y diseñado conjuntamente por el profesorado y el alumnado del Grado en Bellas Artes. Los estudiantes son los protagonistas de dicha iniciativa y son las personas que motivarán a mostrar las capacidades creativas de todos los participantes para crear una obra a la que llamarán el “Árbol de la Inclusión”.

En la Universidad Complutense de Madrid llegará hoy la ‘llama olímpica inclusiva’, con la que darán paso a unas jornadas dedicadas al deporte olímpico inclusivo para celebrar el Día Internacional de las Personas con Discapacidad. Se celebrará a las 18:00 en el Centro Superior de Estudios de Gestión (campus de Somosaguas) y en él participarán deportistas olímpicos y paralímpicos, muchos de ellos complutenses, que explicarán sus vivencias en Río 2016, su preparación para Tokio 2020 y su paso por distintas ediciones olímpicas. También habrá un panel de experiencias dedicado al deporte olímpico inclusivo.

La Universidad Autónoma de Madrid ha impulsado el proyecto  CREarte, que pretende contribuir a que las personas con discapacidad intelectual conozcan sus derechos y comuniquen a los demás su visión del mundo a través de su expresión creativa. De esta forma pretende además, enriquecer la cultura social vista desde la perspectiva de la diversidad.

Los días internacionales son la opción que recuerda a la sociedad que hay motivos para celebrar, motivos por los que luchar, en este caso por la inclusión y por un trato igualitario de las personas con discapacidad. Por esta razón, os animo desde aquí a que hagáis de cada uno de los 365 días que forman un año, un día especial en el que aportar pequeños detalles que acaben siendo grandes regalos.

 

 

 

Miriam RV