*

Do you speak english?

Hablar inglés se ha vuelto indispensable en los últimos años, lo que ha generado que el aprendizaje de una de las lenguas más habladas del mundo sea prioridad entre los universitarios. Esta etapa, que de media dura 5 años, es la época perfecta para estudiar inglés y alcanzar un nivel alto. Hay infinitas posibilidades de aprender el idioma de Shakespeare: irse fuera, apuntarse a academias, cursos, actividades culturales impartidas en inglés, etc. Pero, sin duda, yo me quedo con la oportunidad de realizar unas prácticas profesionales en un país de habla inglesa donde poder tener varias experiencias a la vez: mejorar el idioma, mejorar el CV, conocer nuevas personas y empaparse de otra cultura.

Desde enero de 2017, Fundación Universia lanza el proyecto Place to Place, fruto de la adhesión con el programa ERASMUS +, para que universitarios con discapacidad puedan hacer prácticas en empresas fuera de España. Place to place trata de impulsar las perspectivas laborales y el desarrollo personal de los universitarios con discapacidad, ofreciendo prácticas profesionales más allá de nuestras fronteras. Uno de los objetivos principales de este proyecto es influir en la formación laboral de los jóvenes para proporcionar una enseñanza y un aprendizaje que doten a las personas de las capacidades necesarias (desarrollo de habilidades profesionales y el fomento de un idioma) para el mercado laboral y la sociedad actual y futura.

Las universidades que colaboran con Fundación Universia en este proyecto son la Universidad de Valladolid, la Universidad de Valencia, y la Universitat Oberta de Catalunya y además, se espera que se adhieran más universidades (si eres una universidad y estás leyendo esto: ¡anímate!). En cuánto a las empresas, cada día se suman más para recibir universitarios de prácticas. Una de las mayores ventajas que ofrece Place to Place es la capacidad de vivir una experiencia multicultural y el aprendizaje de un idioma, pero no solo se fomenta el inglés, porque las prácticas se pueden realizar en cualquier país de la UE, y por tanto en cualquier idioma según el país de destino.

Las prácticas tienen una duración de tres meses, e incluyen una ayuda entre 400€ y 600€ al mes por parte de ERASMUS +, y otra ayuda de 500€ en total por parte de la Fundación Universia. La empresa que contrata al estudiante puede ofrecer una dotación económica mensual o no. Tras estos tres meses, hay posibilidad de ampliar el período de las prácticas un mes más con la “Beca Cero”, que consiste en un acuerdo de aprendizaje (como si fuera un convenio de colaboración) para continuar con las prácticas pero sin subvención de Erasmus+.

Place to Place ofrece 10 movilidades hasta el 30 de septiembre de 2017, y ya tenemos la primera valiente que se ha animado a hacer prácticas fuera; Una estudiante volará a Rotterdam en junio hasta finales de septiembre para trabajar durante cuatro meses como arquitecta. ¡Enhorabuena!

Becas My Oxford English – Fundación Universia

Hacer prácticas fuera es una experiencia que aporta mucha seguridad y confianza en uno mismo, se descubren habilidades profesionales y personales, porque implica independizarse de todo, de nuestra casa, de nuestros amigos… para embarcarnos en una nueva vivencia. Pero para los que aún no quieren dar este paso, pueden aprender inglés desde casa con las Becas My Oxford English – Fundación Universia, cuyo plazo de solicitud termina el 9 de febrero (¡date prisa!), ofrecen 50 licencias online gratis para universitarios con discapacidad que quieran mejorar su nivel de inglés. My Oxford English es un departamento de clases de inglés de la Universidad de Oxford, que ofrece esta opción online para facilitar su acceso.

Tanto las prácticas en el extranjero como las Becas My Oxford English – Fundación Universia proporcionan un aprendizaje fundamental. Saber hablar inglés es requisito imprescindible hoy en día. ¿Te animas con estos programas?

 

 

Miriam RV

 

Leave A Comment