*

Fin de la titulitis y comienzo de nuevas aventuras

Hola queridos lectores, creo que es momento después de tres meses con vosotros de llamaros amigos. Hoy, coincidiendo con las fechas de exámenes y presentaciones de TFG, me gustaría hablar sobre el momento en el que acabamos la universidad y pensamos en el futuro. Pero, no fantaseéis con el trabajo de vuestra vida ha llegado el fin de la titulitis, y el comienzo de las aventuras.

Bien, nos ponemos en situación: 12 de junio de 2017, a punto de hacer la presentación del TFG, y con un pie en la uni y otro en el mercado laboral. Las opciones sobre qué hacer a partir de ahora, no sólo es buscar un empleo (ya que la cosa está bastante difícil).

Fin de la titulitis

Muchos de nosotros (recién graduados) cometemos el error de pensar que por poseer un título universitario vamos a conseguir a un puesto de trabajo de lo nuestro, nada más salir de las puertas de la facultad, con nuestro despacho con la típica fotito familiar y nuestro sueldo nescafé.

Si hubiésemos acabado la universidad hace hace 25 años, tener un título universitario era sinónimo de trabajo asegurado para toda la vida, pero hoy eso sólo se consigue a golpe de codo enfrentándose a unas oposiciones.

A partir de ahora, el papel firmado por  su majestad, no significa más que eres apto para optar a un empleo cualificado no quiere decir que valgas para ello, sólo te pagarán por el valor que seas capaz de aportar a la empresa, no por un título.

Nuevas formas de Diferenciarse

Como vengo hablando, hay que saber destacar entre la marabunta de gente que posee hoy en día un título universitario. Por tanto, está muy bien que busques másters o cursos superiores para especializarte en un tema concreto dentro de tu profesión.

No obstante, si no obtienes práctica en tu labor como economista, psicólogo, educador o lo que sea tu título universitario, es inútil seguir aprendiendo teorías. Si no puedes materializarlo en un trabajo que te ayude a desarrollar tu talento y habilidades, no vale de nada.

Si no tenéis muy claro qué hacer, os doy una salida más o menos fácil pero cuanto menos original y divertida (aparte de valiente). Si no habéis disfrutado de una beca Erasmus durante la carrera (Place to Place, es la oportunidad), y si ya habéis saboreado la experiencia de viajar al extranjero  seguid haciéndolo

Haced maleta e iros desde verano hasta septiembre o incluso hasta fin de año a trabajar al extranjero de algo a lo que sea fñacil acceder (por ejemplo de au pair, bares, tiendas de ropa) a meditar y saber qué queréis hacer con vuestro futuro y  en qué dirección queréis remar. Es la manera de conducir vuestro futuro y aprender un idioma (además de vivir una experiencia personal) que os abrirá muchas puertas.

No encasillarse con el título

Bien es cierto, que cuando comenzamos la universidad tenemos el objetivo de llegar a una empresa concreta, y tener el trabajo soñado realizando únicamente esa laboral hasta el fin de nuestros días.

Sí, eres economista, perfecto. Pero como tu otros 100 mil más, así que dime qué aportas a la empresa y en qué puedes ayudar. No atormentes a la gente con tu palabrería de títulos traducidos al inglés (por eso de que mola más y pareces más importante), comienza por decir qué sabes solucionar y cuáles son tus talentos profesionales.

Llega a cada sitio conociendo su situación actual, para saber en qué puntos pueden necesitar una ayuda y dónde pueden fallar que tú puedas solucionar o mejorar.

Debes saber que la versatilidad es primordial, y cuantos más conocimientos sepas, ya sea de manera autodidacta o mediante cursos, se valorará positivamente.

Universitario   Efectividad

Me gustaría que no fuera un subtítulo de mis post, pero por desgracia nuestro sistema educativo universitario funciona así: estudias  un montón de teorías, apruebas unos créditos y superas exámenes. ¿De qué sirve si estudias mucho como locutar en radio? ¿Si nunca has pisado un estudio? Es nuestra labor perseguir un mundo en el que se valore el talento y la capacidad,  y no tanto los títulos, en Silicon Valley ya han comenzado a seguir este modelo.

Como siempre os dejo mi experiencia personal: No os conforméis con un título universitario, seguid formándoos día a día, ya que igual que las personas cambian, cambian sus ideas y compartiéndolas cambian el mundo. Para rendir culto al talento y la creatividad, debéis saber que muchas de las grandes mentes de la Historia cambiaron el mundo, sin ir a la universidad.

“Lo opuesto a la valentía no es la cobardía, es la conformidad. Hasta un pez muerto puede ir contra la corriente”.

YOMAR

Yomar_LP,

 

Leave A Comment