*

La tecnología no se pone límites

El siglo XXI significa innovación e inmersión en una revolución tecnológica que cada día se desarrolla a pasos de gigante. Primero apareció el teléfono móvil, seguido del ordenador y del portátil, pasando más tarde por los smartphones, las tabletas y por los dispositivos de música. También la arquitectura ha cambiado y se ha fusionado con la tecnología para crear edificios que parecen obras de arte. Pero la tecnología no se pone límites porque también se ha colado en el campo de la medicina, en el arte contemporáneo, en los deportes y como no, en las universidades.

Tecnología y universidad es igual a investigación y desarrollo, y por ello he buceado por internet para buscar los últimos avances tecnológicos que han creado las universidades para mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad. He encontrado varias apps interesantes que cubren necesidades que hasta ahora no tenían una alternativa.

En España, la Universidad Carlos III de Madrid ha desarrollado una app de chat por bluetooth para personas con discapacidad sensorial. La aplicación, llamada “Blappy”, permite convertir mensajes de voz en texto y viceversa, además de incluir imágenes en alto contraste o la posibilidad de realizar zoom en la pantalla. Además, previamente también desarrollo una aplicación móvil con un sistema de guiado con sonidos 3D para personas con discapacidad visual. También en Madrid, la Universidad Europea ha diseñado la aplicación “Disabled Park”, que permite a las personas con movilidad reducida conocer el lugar exacto donde se encuentran las plazas de aparcamiento adaptadas de todo el mundo gracias a su plataforma web y su aplicación móvil.

En Argentina, me he encontrado con la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) Regional de Buenos Aires, que ha desarrollado la aplicación “Ayuda ya”, que trata de ser un complemento para personas con afasia, caracterizada por la incapacidad de comprender o producir el lenguaje. Ante esa imposibilidad, esta universidad desarrollo algo similar a un botón basado en lo que se conoce como comunicación aumentativa. Es decir, a partir de pictogramas o imágenes representativas se puede transmitir una necesidad.

Otra aplicación novedosa que ha revolucionado el desarrollo de apps para personas con discapacidad, es la aplicación llamada UIKA (vocablo Náhuatl, una de las lenguas originarias de México que significa “acompañar”), desarrollada por la empresa tecnológica Indra y por el Instituto Politécnico de México. Es una aplicación para dispositivos móviles de seguimiento y gestión de tareas destinada a personas con discapacidad intelectual. Indra también participa en una convocatoria de ayudas creada con Fundación Universia para buscar las mejores investigaciones tecnológicas para proyectos accesibles.

Estas son solo algunas de las aplicaciones más representativas que han desarrollado las universidades iberoamericanas, pero sin duda, cada día vamos a ser testigos de más avances nuevos que van a revolucionar nuestra forma de vida.

Miriam RV

 

Leave A Comment