*

Las universidades no tienen barreras

No sé porqué últimamente tengo muchos recuerdos sobre mi etapa universitaria, tan solo acabé hace menos de un año, pero parece que ha pasado ya mucho tiempo. Recuerdo muchas risas, amigos, gente de todo tipo, también agobio por los exámenes y épocas complicadas, en fin, lo normal. Pero gracias a esta vivencia, me he dado cuenta de que estudiar durante 4, 5 o 6 años, dependiendo de las carreras, es la mejor opción que puede elegir una persona, y por ello, se deben ofrecer todo tipo de facilidades para lograr que las máximas personas posibles escojan este camino y no encuentren limitaciones.

En los últimos años ha habido muchos cambios y muchos avances en las universidades para invitar a las personas con discapacidad a estudiar carreras universitarias. Gracias a actividades, a numerosas ayudas y a las ganas de las universidades, cada día hay nuevos profesionales con discapacidad que han estudiado grados, máster, postgrado… y hoy trabajan en lo que siempre quisieron. Cada año, en España, hay más de 2.000 nuevas incorporaciones de estudiantes con discapacidad en el mundo universitario. Sin ir más lejos, en el año 2015 se registraron 20.695 universitarios con discapacidad en las universidades españolas.

Las ‘buenas prácticas’ de las universidades son, quizás, la clave más importante del bienestar de los alumnos en su universidad. En Iberoamérica, la mayoría de universidades tienen un área destinada a la atención del estudiante con discapacidad, desde donde se ofrece la ayuda que cada alumno pueda necesitar. En España, estos servicios los podemos conocer a través de la Guía de Atención a la Discapacidad en la Universidad, donde se recogen cada una de las acciones que las facultades realizan.

Si volamos a México, encontramos que es uno de los países de Sudamérica que más actividades y más buenas prácticas tiene. Son muchas las universidades mexicanas que se preocupan por ofrecen las mejores opciones para sus alumnos. Destaca el proyecto de la Universidad Pedagógica Nacional, que cuenta con un centro para personas con discapacidad visual que promueve la tiflotecnología, es decir, aprovecha la tecnología para crear herramientas que faciliten la accesibilidad visual. También se persigue desde esta iniciativa la enseñanza de inglés para abrir el campo de oportunidades profesionales.

La Universidad Nacional Autónoma de México también ha creado un proyecto de tecnología para ofrecer accesibilidad y facilidades en el aula a personas con discapacidad visual, motriz o auditiva. Y la Universidad Anáhuac ha impulsado el proyecto “Universidad Incluyente Anáhuac”, que pretende ser un modelo incluyente de instituciones de educación superior, dando la oportunidad a que todos los jóvenes que conforman la universidad convivan y aprendan unos de otros, enriqueciendo su desarrollo personal, académico y de responsabilidad social.

Además, en noviembre se celebró en Madrid el III Congreso Universidad y Discapacidad, propulsado por la Fundación ONCE, donde muchos profesionales de universidades iberoamericanas expusieron sus programas inclusivos y buscaron más soluciones. Desde aquí animo a todas las universidades iberoamericanas a que nos manden sus ‘buenas prácticas’ para incluirlas en la página web de ‘Universidad y Discapacidad en Iberoamérica’ y así colaborar con nosotros para una mayor inclusión en la universidad. Para enviarnos tu proyecto o tus prácticas inclusivas solo tienes que rellenar este FORMULARIO.  Y tú, ¿nos mandas la tuya?

 

Miriam RV

 

Leave A Comment