*

Papel, lápiz y tecnología

Hace unos días estaba hablando con mi prima de 13 años y me dijo que en su colegio ya no usan libros, sino que usan tabletas, en las cuales se descargan el temario. Lo cierto es que me quedé muy sorprendida por la normalidad con la que lo dijo y sobre todo porque no hace mucho tiempo desde que yo deje de ser estudiante, lo que significa que las cosas han cambiado radicalmente en muy poco tiempo.

Recuerdo que siempre usé papel y lápiz. El móvil que tenía era un Nokia mp3 azul y blanco, sin whatsapp (porque aún no existía) y un Ipod nano para escuchar los hits del momento (nada de Spotify), y ahora todo eso es prehistórico.

Cinco años, más o menos, han bastado para que las tecnologías hayan revolucionado nuestra forma de vivir. Menos de uno para pasar del Nokia mp3 a la blackberry, y tan sólo unos meses para pasar de la blackberry al Smartphone. Esto demuestra que las tecnologías no son más que un elemento de adaptación y de evolución para facilitar la comunicación, entre muchas otras cosas.

Las tecnologías se están adaptando a nosotros, o nosotros nos estamos adaptando a las tecnologías. Sea como sea la fórmula correcta, lo cierto es que en distintos ámbitos estas sirven de apoyo e incluso, empiezan a ser imprescindibles. En la universidad, la informática se ha convertido en un elemento de adaptabilidad para estudiantes con discapacidad.

Algunos ejemplos son la ‘Pizarra Digital Interactiva’, un ordenador que guarda todo lo que se escribe sobre ella para poder recurrir a ello en un momento determinado. Esta modalidad de pizarra es perfecta para personas con dificultades para escribir/teclear… así pueden recurrir a la lección y obtenerla directamente en su ordenador. Fundación Universia ofrece un banco de productos de apoyo, el cual a través de un sistema de préstamo productos de apoyo con el fin de facilitar el desarrollo formativo y el empleo de personas con discapacidad.

En el ámbito de la universidad, cada día se instalan más los elementos de accesibilidad web, que dictan las palabras escritas para una mayor comprensión o para personas con discapacidad visual. Un ejemplo donde lo puedes comprobar es en la Guía de Atención a la Discapacidad en la Universidad, que expone todos los servicios que ofrecen las universidades españolas para los estudiantes con discapacidad. En Latinoamérica, también se llevan a cabo proyectos digitales accesibles: La Universidad Autónoma del Estado de Morelos, en México, tiene una Biblioteca virtual accesible, llamada ‘Biblioteca o sala Tiflotecnológica’, desde la cual todos pueden acceder a los contenidos de la universidad.

Si en tan poco tiempo hemos conseguido tantos avances, quedaran muy pocos años para protagonizar grandes proyectos de accesibilidad web y tecnologías diseñadas para mejorar y facilitar los estudios universitarios a todos los alumnos. Y tú, ¿Qué crees que habrá en el futuro?

 

Miriam RV

 

Leave A Comment