*

Place to Place te ayuda a hacer prácticas en el extranjero

El proyecto Place to Place, que ha lanzado Fundación Universia  a través del Programa Erasmus+ de la Comisión Europea, convoca 10 becas de movilidad de prácticas para estudiantes con discapacidad. Aún estás a tiempo, hasta el 31 de marzo no se anunciarán las adjudicaciones.

Los participantes que disfruten de esta Beca Erasmus +, serán estudiantes con discapacidad procedentes de las universidades adscritas a la Carta Erasmus de Educación Superior, Universidad de Valencia, Universitat Oberta de Catalunya y Universidad de Valladolid.

El proyecto suena bien, pero vamos a indagar en el proceso de los chicos desde que se ponen frente de la pantalla de ordenador para inscribirse, hasta que suena el teléfono para anunciarte tu país de destino.

Se debe aportar un curriculum vitae en inglés y español, el expediente académico, el Learning Agreement , la Carta de Aceptación y el Certificado de discapacidad. Carlos me cuenta que “es un tema complicado, porque es muchísima la documentación a presentar”. Aunque por parte de la Fundación mantenemos un contacto con el estudiante para asesorarlo en la realización del CV, y orientarlo de cara a la entrevista con la empresa de destino.

A través de nuestros protagonistas de hoy, Carlos Calvo y Teresa Bahillo, vamos a conocer el proceso anterior al comienzo de la aventura, en el que el papeleo juega un rol principal.

Antes de comenzar quiero presentaros a nuestros becarios. Carlos es un chico de 25 años, estudiante de ADE, se considera “constante, perfeccionista y extrovertido”;  por su parte Teresa de 24 años, estudiante de Arquitectura, se describe como una “chica trabajadora, responsable y con gran capacidad resolutiva”. Ambos estudian en la Universidad de Valladolid (UVa).

¿Cómo os decidisteis a vivir esta aventura?

“Una experiencia como esta, sólo se presenta una vez en la vida y no hay que desaprovecharla. Además la ayuda de 500 euros desde la Fundación Universia, también es un aliciente”, afirma Carlos. Aunque quizá, el tren para dos veces en la misma estación, como es el caso de Teresa. Esta va a ser la segunda vez que disfrute de una beca de movilidad, ya que el año pasado estuvo estudiando en Hungría su tercer año de carrera.

“Tenía claro que quería probar a trabajar en el extranjero para poner en práctica todo lo que he aprendido, y formarme en el estilo de trabajo que tiene en el resto de Europa, muy distinto al nuestro (estilo español), en el caso de mi carrera”, comenta Teresa.

¿Cómo os enfrentáis al próximo cambio de residencia?

La situación de Teresa es diferente ya que ha estado alejada de su casa durante todo el año pasado, pero esta vez se enfrenta sola, porque ninguno de sus amigos le acompaña en este viaje. Como dice ella tendrá que sacar sus capacidades sociales a pasear. Porque aunque no tiene ni idea del idioma (holandés), está muy emocionada de incorporarse a un equipo internacional. “Creo que no será un problema porque en el trabajo nos comunicaremos en inglés”.

Carlos por su parte, tiene un poco de miedo “salir de mi zona de confort por primera vez en la vida, pero si no lo hago ahora no lo hago nunca”. Pero “saber que la Fundación Universia estará pendiente de mí “, de que sus necesidades en la empresa estén cubiertas y se cumplan las funciones detalladas en el Learning Agrement, “da una gran seguridad”.

Uno de los temas que les preocupan tanto a Teresa como a Carmen es el alojamiento en el país de destino, “genera incertidumbre porque no me fío de las fotos”, señalaba Carlos. Aunque destacaba la gran labor de mis compañeros de Fundación Universia, en su afán de resolver sus dudas y contribuir al buen desarrollo de la movilidad. Teresa, suscribe sus palabras.

¿Qué esperáis que os aporte la experiencia Erasmus+?

Ambos coinciden en que aprender cómo se trabaja en otros lugares del mundo, les hará “tener una visión más crítica y conformada del ámbito profesional”. Conocer nuevas culturas y tener una “primera toma de contacto” con el mundo laboral, “seguro será muy enriquecedor”.

Sugerencias para próximos becarios

“Me gustaría que la Universidad facilitara el contacto con otros estudiantes que fueran a la misma ciudad de Erasmus, o un listado de pisos de anteriores estudiantes en el país en cuestión”, son las sugerencias propuestas por Carlos.

Espero que los testimonios de Carlos y Teresa os hayan servido de ayuda a vosotros, futuros becarios. Por mi parte os animo, una vez más, a embarcaros en nuevos viajes y nuevas aventuras académicas.

Para tu futuro trabajo, no necesitas suerte, necesitas moverte. ¡Ah y Recuerda! Dicen que un viaje siempre se comienza con inquietud, y se termina con melancolía. Atrévete a saber porqué.

YOMAR

Yomar_LP

 

Leave A Comment