*

Ponle color a la vida

Estamos en febrero, el mes del carnaval, las fiestas, los colores y  las celebraciones. Hay quienes se irán a festejar sus triunfos a Brasil y bailarán samba, otros volarán a las Islas Canarias y disfrutarán del ambiente colorido de las islas, y otros se sumergirán en el Carnaval de Venecia, que aún conserva tintes medievales y asistirán a los famosos bailes de máscaras. Y hablando de celebraciones, en Fundación Universia no van a viajar pero sí hay un gran motivo que celebrar, y es hoy se han conocido a los 50 estudiantes universitarios con discapacidad que han sido beneficiarios de un curso de inglés a través de las Becas My Oxford English – Fundación Universia. Lo disfrutarán durante seis meses y podrán avanzar en su aprendizaje del idioma más importante hoy en día y que más puertas abre a nivel profesional.

Estas becas ya han sido resueltas, pero para el curso que viene se lanzará la II Convocatoria tras ver el éxito de esta I edición. Presta atención cuando llegue el momento, porque aunque aún queda mucho, uno de los próximos becarios puedes ser tú, y es una buenísima oportunidad. Además, al ser online tiene una ventaja sobre el factor del tiempo, al poder cursar las lecciones desde casa, desde un ordenador portátil o desde una tableta, la organización para poder sacar un rato para el curso es más fácil. Algunos están a tope con la universidad, esta época está repleta de exámenes, últimas entregas, presentaciones… otros ya trabajan o están de prácticas, y otros dedican todos sus días a sus proyectos de emprendimiento, por lo que el tiempo es limitado.

También celebramos que en la Fundación Universia están inmersos en el proyecto Place to Place, adherido al programa Erasmus +.  El proyecto trata de ofrecer prácticas profesionales a universitarios con discapacidad en empresas fuera de España. Ya son varios los que se atreven a coger el avión y aterrizar en distintos lugares de Europa (UE) para probar suerte y tener una experiencia envuelta en otras culturas, de la que aprender cosas nuevas cada día. Llegar solo a un sitio nuevo no es fácil, pero es una actividad para valientes que quieren añadir nuevas experiencias a su vida y poder decir que han trabajado fuera, en otro idioma, y conociendo nuevos ambientes.

Yo siempre he defendido la idea de que para aprender inglés (o cualquier otro idioma) la mejor idea es salir al extranjero, hablar con personas que dominan la lengua y, sobre todo, salir de nuestra zona de confort para tener mayor interés en aprender. Cuando nos encontramos en una situación en la que tenemos que hacernos entender no nos queda otra que conseguirlo, y así es como más aprendemos, no solo un idioma, sino también a desarrollarnos a nivel personal. Se trata de superar obstáculos durante las primeras semanas, y luego ya nos sentimos como en casa. ¿Te atreves a trabajar fuera? ¿Te animas a ponerle color a la vida?

 

Miriam RV

 

Leave A Comment