*

Teletrabajo: Fórmula como solución a las barreras

alt="teletrabajo"

¿Os imagináis como sería vivir sin esos grandes atascos para llegar a tu oficina? o que ¿una persona con discapacidad física no tuviese ninguna barrera arquitectónica a la hora de trabajar? Afortunadamente, estas cuestiones ya tienen solución: el teletrabajo.

Esta iniciativa consiste en trabajar fuera de la sede habitual de la empresa a través de un sistema de telecomunicaciones. Algo completamente factible en la actualidad porque la inmensa mayoría de la población dispone en su casa de conexión a internet y de un ordenador.

En un artículo publicado en un medio de comunicación argentino se recogen todos los beneficios que tiene el teletrabajo: reducción del tráfico, algo que influye directamente en el cuidado del medio ambiente; reducción de costes para las empresas y la inclusión en el mundo laboral de grupos de vulnerabilidad (personas con discapacidad, aquellos que se encuentran privados de libertad o mujeres embarazadas o con niños pequeños).

Y es que si nos centramos en las personas con discapacidad, el teletrabajo hace posible que puedan desarrollar sus funciones, igual que el resto de sus compañeros, pero desde su casa. Un hecho que ayuda a salvar las barreras (sobre todo arquitectónicas) que día a día se encuentra este colectivo.

Para impulsar el teletrabajo, en Argentina se ha desarrollado el acto “Teletrabajo, el futuro es ahora“, en el que se firmó un acta de compromiso por la promoción del teletrabajo digno y sustentable entre las empresas, los sindicatos, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y las universidades.

En España encontramos un ejemplo de teletrabajo aplicado a la universidad. Se trata del proyecto entre Fundación Universia y la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) de Prácticas Profesionales Virtuales para mejorar el empleo inclusivo de los estudiantes con discapacidad. Este supone que los estudiantes realicen su periodo de formación desde cualquier lugar y bajo un enfoque de aprendizaje flexible, autónomo, auto organizado y supervisado.

Sin embargo, esta fórmula “mágica” también tiene sus inconvenientes: las personas pueden llegar a no ser responsables con los horarios o las tareas y se deja completamente de lado la vida “social” en el trabajo y el networking. Por eso, la solución más adecuada sería el teletrabajo mixto, es decir, acudir ciertos días a la oficina y trabajar otros, desde casa.

Y tú, ¿conoces empresas o entidades que desarrollen el teletrabajo? No dudes en compartirlo con nosotros.

Leave A Comment