*

Todos tenemos capacidades diferentes

Hello, it’s me.

I was wondering if after all these years you’d like to meet, to go over everything

Hola, soy yo.

 Me preguntaba si después de todos estos años me querrías conocer, por encima de cualquier cosa.

Hello, Adele.

Empiezo la reflexión de hoy con una frase de la nueva canción de Adele, Hello, porque dice exactamente las palabras acertadas para comenzar este post. Con ellas me refiero al nuevo concepto que se está generando en la sociedad, tras empezar a interiorizar que todos somos iguales porque precisamente somos distintos y tenemos capacidades diferentes. Hace años, las personas con discapacidad tenían problemas para la inclusión social, y hoy parece que muchas de esas barreras empiezan poco a poco a desdibujarse. Y por ello, después de todos estos años, las personas están dispuestas a conocerse, a ayudarse, por encima de cualquier cosa.

En realidad, el tema de hoy es una pequeña inmersión en el mundo de la lingüística para entender qué papel juega a la hora de denominar a los colectivos sociales y con ello ver la evolución que se está experimentando en torno a la discapacidad, y lo que le rodea. Desde hace unos años la inclusión social en todos los ámbitos ha mejorado porque nos empezamos a dar cuenta de que todos somos distintos, pero cada uno aporta su granito de arena. Y es importante conocer cada uno de esos granitos y así entender bien a quien tenemos al lado.

En el lenguaje, aún queda mucho por mejorar. Las incorrectas denominaciones lingüísticas en este ámbito, aún siguen existiendo. En lo referido a la discapacidad, no hay ninguna palabra que defina exactamente las características de las personas. Desglosando un poco las palabras, descubrimos que son significados un tanto discriminatorios. La palabra discapacidad está compuesta por el prefijo –Dis y –Capacidad, cuyo significado es negativo, al igual que –minus y –valía, lo que significa ser “menos válido”, y yo me pregunto, menos válido o menos capaz ¿en comparación con qué?

Este debate relacionado con las denominaciones lingüísticas ya lleva tiempo, y el recurso que se está utilizando es hablar de personas con “distintas capacidades”, lo cual es muy correcto. Pero como dije al principio, todos somos distintos, por lo que hablar de distintas capacidades nos incluye a todas las personas y no solo a un colectivo concreto.

El hecho de que hoy hablemos de “capacidades diferentes” es un paso importante porque quiere decir que no sólo es un cambio de denominación, sino que también se trata de un cambio ideológico. La lengua aporta un significado a cada concepto, y si la palabra escogida es la correcta, el comportamiento de las personas también.

 

Miriam RV

 

One Comment

  1. Ricardo-Reply
    22 Enero, 2016 at 5:16 pm

    Miriam, gran descripción de lo que significa tener capacidades distintas. Yo conozco a muchas personas a las que todos calificaríamos de capaces y normales y sin embargo son puros elementos tóxicos emboscados en la sociedad. Enhorabuena por tu blog!

Leave A Comment