*

Search results for: milenial

¿Dieta antes de Navidad? Renueva tu imagen digital

¿Ponerse a dieta antes de Navidad? Suena raro cuanto menos, pero nada más ponerme a leer sobre el tema ya no pude dejar de curiosear sobre  la Dieta Detox Digital. La verdad que cuando lo ví por primera vez me imaginaba un retiro espiritual vegano en el que no existía la tecnología. Pero…no, para mi sorpresa no es así, os invito a seguir leyendo y que conozcáis en qué consiste esta dieta tan particular.

Para alguien como yo, que depende de Internet para trabajar y necesita estar conectado a tiempo completo, hacer una dieta digital podría suponer tirarme al vacío profesionalmente hablando. Pero descubrí que el programa de eta dieta no es descolgarse de la tecnología, más bien revisar y poner en orden tu vida virtual.

Este programa llamado Data Detox, dura una semana y fue diseñado por Mozilla y Tactical Technology, el objetivo no es borrar todo nuestro pasado digital de un plumazo sino que los usuarios como tu o como yo, podamos actuar de forma difrente en un futuro ate la red. La dieta se conforma de 8 días:

DÍA 1 – Me busco

El primer día del programa apunta esencialmente a poner en evidencia, para tu espanto, todo lo que Internet sabe de ti a través de los motores de búsqueda.

Como periodista de tecnología y  perteneciente a la generación millennial que soy, gran parte de mi vida está reflejada en Internet. Nada muy alarmante salió al escribir mi nombre en el motor de Google. ¡Hay que ser cuidadoso con lo que se publica!

Pero ojo, la tranquilidad puede desvaneceser cuando comienzas a buscar por otros buscadores como DuckDuckGo,buscadores de este tipo no tienen intereses comerciales ni recogen información de tu historial de búsqueda para ofrecerte resultados personalizados -lo que limita la información que recibes-, sino que obtienen datos aleatorios de otras fuentes como Yahoo, Bing o Yandez.

DÍA 2 – ¡Qué sorpresa!

¿Es Google tu mejor amigo? Teniendo en cuenta que no es una persona, yo diría que no. Pero si me paro a pensar uso su navegador como buscador (Chrome), uso su correo a diario (Gmail), si quiero ir a algún sitio pongo Maps, y su traductor de vez en cuando (Translate). Osea que se puede decir que es más amigo  mío de lo que creía.

Es decir, Google sabe dónde estoy, dónde quiro ir, cómo trabajo, con quién hablo, qué palabras no conozco en otros idiomas, en qué trabajo, y hasta mi número de teléfono y banco. Sabe más que mis amigos.

En la dieta detox digital te invitan a ver todos estos datos almacenados y la posibilidad de borrar lo que se pueda.

DÍA 3 – ¿Borramos?

Al tercer día entras a ver lo que posteas en tus redes sociales y te das cuenta que antes se publicaba en Facebook todo tipo de contenidos, ahora hay una clasificación según el tipo de red social. Por ejemplo: el desayuno se publica en Instagram, el artículo que leíste sobre Internet de las Cosas  en Twitter, y la fiesta post cena en Facebook.

Esta última se ha convertido en un almacen de fotos embarazosas y ridículas, ¿es hora de revisar esas foto y comenzar una seria limpieza?

Día 4 – Modo Incognito o no

Si crees que por dar a me gusta una publicación no pasa más, estás equivocado. Cada vez que das “Me gusta” a una publicación en Facebook y Twitter, le estás permitiendo a terceros saber a qué páginas accedés, qué te gusta visitar y cuál es tu dirección IP.

En el kit también recomiendan utilizar la opción privada o de incógnito que tienen Safari, Chrome y Firefox, que al menos evitará que se almacene tu historial. O bien instalar extensiones que evitan que los “trackers” puedan espiarte.

Pero el mismo kit hace una advertencia: “El modo incógnito solo previene que compartas ciertas cosas con los ‘trackers’… Pero no te hace anónimo en Internet”.

DÍA 5 – Me está empezando a dar miedo

Todo el día nuestro teléfono está tratando de conectarse a cualquier señal que encuentre, de una red de Wi-Fi a Bluetooth, como si dijera: “Aquí estoy, pónganme atención”. Si a eso le sumás que has llamado a tu celular “Teléfono de Pedro”, entonces puedes darte una idea de a cuántas personas ya les estás revelando, para empezar, cómo te llamás.

Por eso la recomendación del kit es mantener apagada la localización y encender el wi-fi y el Bluetooth sólo cuando sea necesario. Cada vez que te conectás a una red inalámbrica, pueden verse todas las redes a las que te has conectado en el pasado y han quedado almacenadas en tu teléfono – la mayoría de ellas con nombres muy fáciles de reconocer-, con lo cual no resulta difícil adivinar dónde trabajas o qué sitios visitás en tu tiempo libre.

Día 6 –   ¡A limpiar!

Borra las aplicaciones que no uses, y ajusta la configuración de privacidad de las apps que usas comunmente. Otra opción en buscar alternativas que no usen tus datos con fines comerciales.

Día 7 – ¿Quién creen que soy?

La forma en que Facebook y Google arman un perfil de quien ellos creen, para luego venderlo a sus anunciantes, funciona de un modo un poco aleatorio, pero acierta en algunos aspectos. cada vez que publicamos algún cambio en nuestras vidas -el nacimiento de un hijo, un cambio de trabajo, una nueva relación de pareja- de alguna manera le estamos ayudando a perfeccionar la forma en que nos muestra su publicidad.

Les estamos diciendo que nuestros hábitos de compra van a cambiar, y la cesta de la compra ahora necesita de otros productos. Además, con nuestras publicaciones mostramos nuestra orientación política y qué opinas de otros miembrs de la comunidad.

Día 8 – Un nuevo YO

Esta ddieta ddata detox ofrece una serie de alternativas para mantenerse a “dieta digital”: recordatorios para cambiar tus claves cada mes o limpiar tu historial y evaluar tu uso de redes sociales.

 

YOMAR

Yomar_LP,

Milennials y Generación Z desinformados en las Nuevas Tecnologías

Hola queridos lectores, después de las vacaciones de Semana Santa volvemos con un tema recurrente, las nuevas tecnologías en la comunidad Milenial.

Trasteando en la Red he recopilado varios extractos de artículos sobre la generación Millenial y he llegado a una reflexión final, que quiero compartir con todos vosotros. Como siempre, me gustaría que comentarais vuestros puntos de vista y aportaseis información si lo veis necesario.

Apuesto que muchos de vosotros tenéis perfil en Facebook, Twitter, Instagram, Linkedine incluso Snapchat. Pero, ¿sabéis el alcance que pueden llegar a tener vuestras publicaciones, y el riesgo que corre vuestra privacidad? La respuesta en la mayoría de los casos es no.

Además, seguro que ninguno de vosotros hace uso de ellos de manera profesional. El buen uso de Internet, puede ayudarnos en la búsqueda de trabajo, tanto para encontrar portales de empleo como para diseñar CV originales y atractivos para las empresas, o proyectos profesionales de presentación.

Si no se comprende el mundo en el que se trabaja, ¿cómo pretendemos buscar trabajo? La búsqueda de empleo cada vez es más activa en redes sociales como Linkedin. Pero ¿somos realmente conscientes de la importancia que tienen nuestras redes sociales y nuestras habilidades tecnológicas para las empresas?

Yuhyun Park, presidenta de la Fundación Infollution Zero, detalla en un artículo para el Foro Económico Mundial las ocho habilidades digitales que debemos aprender para alcanzar la ciudadanía digital:

  • Identidad de ciudadano digital
  • Administración del tiempo delante de la pantalla
  • Administración del ciberacoso
  • Administración de la seguridad cibernética
  • Administración de la privacidad
  • Pensamiento crítico
  • Huellas digitales
  • Empatía digital
  • Huellas digitales
  • Empatía digital

¿Qué son los Millennials?

Antes de la Generación Z,  los Millenials. Los jóvenes que nacieron entre 1982 y 2004 serán más del 70% de la fuerza laboral del mundo desarrollado en 2025. En España, son una generación de más de ocho millones de personas que nacieron en la prosperidad, con un entorno político, económico y social infinitamente mejor que el de sus padres, pero que cuando llegaron a la mayoría de edad se dieron de bruces con una durísima crisis que truncó las expectativas de muchos de ellos. Según la Fundación Porcausa, somos el colectivo de los sueños rotos.

Esos chicos que un día nos abrieron las puertas de las universidades y nos dieron clases de autoestima y esperanza,a la par que  impartían sus asignaturas correspondientes. Nos encontramos frente a unos profesores que se iban aclimatando a las “nuevas tecnologías” para introducirlas en su discurso.

Somos ese grupo de inocentes que aspirábamos mínimo a ser como nuestros padres, con la diferencia que ellos siempre pudieron elegir dónde y cómo. Nosotros nos tenemos que resignar a la precariedad. ¿o NO? Internet es la puerta a nuestro futuro que puede hacer que nuestras ideas se conecten de forma invisible con personas de todo el mundo, y tu éxito sea la muestra de tu talento en un medio tan potente como este.

¿Nativos digitales o no?

Desde un principio hemos acuñado el término de “nativos digitales”  a un nuevo tipo de estudiante que iba apareciendo en las instituciones educativas , personas que se encuentran entre lo nuevo y lo viejo, entre el bipartidismo, y lo que está naciendo. Una sociedad que compra las entradas por Internet, y luego las imprime.

Por ello, si acudimos a las universidades y preguntamos tanto a profesores como alumnos, nos transmiten la sensación del desconocimiento de las herramientas que las tecnologías nos ofrecen para exposiciones en clase como Prezi, trabajos en grupo con Google Docs, etc.

Igual que “los niños no nacen aprendidos, puede que tengan un menor respeto a la tecnología del que le tenemos los mayores, pero esto no quiere decir que sepan sacarle partido o que sepan a qué se enfrentan en la red”, afirma Javier Pedreira, Wicho, coordinador del libro colaborativo Los nativos digitales no existen.

Llegamos con retraso en la formación para estos dos colectivos, somos más bien “huérfanos digitales”. Si cuando son pequeños los enseñamos a andar, ¿por qué no hacemos lo mismo con su uso de Internet, móviles, y demás? Nadie dice que sea fácil, pero mirar para otro lado con la excusa de que esto de las nuevas tecnologías no va con nosotros es de una irresponsabilidad que asusta.

No debemos perder el tiempo, ya que las instituciones educativas no se encargan de formar en nuevas tecnologías, debemos ser nosotros mismos quiénes nos pongamos manos a la obra en este aspecto. Cada vez son más las empresas que, además de requerir un nivel mínimo de inglés, hagan lo mismo con las habilidades tecnológicas.

Herederos de los Millenials

Cuando Carmen Sevilla y José María Íñigo celebraban en directo en la Puerta del Sol el fin de año de 1993 y recibían al 1994 con un anecdótico “Feliz 1964”, saludaban también, aún sin saberlo, a una nueva generación de jóvenes. Los niños de la cosecha de 1994 inauguraron la llamada Generación Z, la primera de nativos digitales, de los que se criaron ya con internet en casa y un móvil inteligente en el bolsillo. Son los nacidos entre 1994 y 2009, el último salto generacional tras los millenials

Según el estudio Generación Z elaborado por Atrevia y la Deusto Business School detalla el perfil de estos jóvenes  con una comunidad más flexible, fusionable y compartida que nunca, lo que da como resultado una generación más capaz de adaptarse a tareas más diversas y a entornos de trabajo multiculturales y de ámbito global.

Para mi reflexión me remito a declaraciones del ex-Ministro de Perú, Javier Sota Nadal ” Un proyecto del uso de tecnologías de información en la educación no se logra con poner computadoras en colegios ya que además los profesores deben estar preparados, se tiene que preparar material educativo y deben crearse comunidades virtuales ya que es un aprestamiento integral y holístico”.

Hasta la próxima amigos, en el próximo post hablaremos sobre Silicon Valley, sólo nombrarlo ya suena bien. Nos seguimos leyendo.

 

YOMAR

Yomar_LP

 

 

Online Shopping in BangladeshCheap Hotels in Bangladesh